Chris Kase Quartet

  • Fecha: 29-06-2018
  • Hora: 21:30
  • Lugar: Madrid, Jazz y Verás

Aunque el currículum de Chris Kase le precede, el trompetista de New Jersey nos ofrece todo tipo de facilidades para acercarnos a su música. Basta con hojear el libreto que incluye su último disco para comprobarlo: Él mismo se encarga de presentar y poner en contexto las composiciones de Let Go, sin ahorrar detalle. Tal vez su extensa labor docente —en la actualidad imparte clases en el Conservatorio Superior del País Vasco/ Musikene, y forma parte de la facultad de música de la Universidad Alfonso X El Sabio en Madrid— haya fortalecido su compromiso con la divulgación. Sea como fuere, su trabajo apenas requiere de preámbulos ya que habla por sí mismo y discurre con honestidad.

El título de este segundo trabajo para Errabal Jazz tras My Private Circus (2013) —donde Kase se hizo cargo del guiso prácticamente en solitario—nos invita a olvidar ideas preconcebidas y simplemente dejarnos ir. Es el mejor consejo para disfrutar como se merece de esta estupenda colección de canciones, tocadas con tanta brillantez como modestia. La música de Chris Kase es más reflexiva que emocional —en otro tiempo habríamos dicho “más cool que hot”— pero no carece en absoluto de calidez. No necesita seducirnos con juegos de manos o intensidad gratuita, ni se propone emular los logros de otros: Su caligrafía es distintiva y eso basta para lograr un conjunto de gran belleza.

Con excelente criterio, para esta grabación en cuarteto se ha rodeado de Marcos Collado(guitarra), Ander Garcia (contrabajo) y Miguel Benito (batería), compañeros de la escena madrileña que ofrecen el sólido ensamblaje que cabe esperar de unos músicos que se conocen a fondo tras compartir multitud de proyectos. Sin duda esto ha facilitado la complicidad y un ambiente de trabajo relajado, de los que se ha beneficiado la música.

El repertorio se abre con Teaser, un tema inspirado en el clásico Star Eyes que popularizó Charlie Parker, donde Kase camina sin prisas en el registro medio con el colchón armónico de Marcos Collado. El resto de la grabación ofrece un equilibrio ejemplar entre brío —Teaser, Riff One, Puddle Jumper— e introspección —The Wishing Song, Afastado—, sin escatimar diálogos sugerentes entre guitarrista y trompetista, ni olvidarse de citar a referentes personales de Chris Kase como Ralph Towner o su viejo colega Ken Wheeler, desaparecido hace cuatro años y al que rinde un sentido homenaje para cerrar el álbum.

Let go es una obra atemporal que mira de tú a tú al mejor jazz europeo, donde Chris Kase vuelca sin pretensiones y con generosidad todo su bagaje. Cuestión de dejarse ir.