Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones

14-07-2016

El disco Aquel corto verano arranca de un libro, El corto verano de la Anarquía, que acercó a Juan de Diego a la personalidad fascinante de Buenaventura Durruti, el líder anarquista leonés muerto en Madrid en los primeros meses de la Guerra Civil. Su lectura y el acceso a una serie de relatos cotidianos de la vida de los trabajadores en la Barcelona del periodo ponen marco referencial a un relato musical en el que cada composición, y me atrevería decir que cada nota, está ligada a una experiencia humana, a una historia. Y ahí es donde radica buena parte de la magia de este disco: en su capacidad para transportarnos a paisajes que son vivencias en sí mismos. Nada fácil, desde luego.

Tampoco es juego de niños conseguir empastar un sonido de grupo que evoque una sola voz. Si el jazz tiene mucho de esfuerzo colectivo planteado por personalidades individuales, éste es un buen ejemplo; Juan, Dani y Joe respiran a un tiempo, sin que exista otro liderazgo real que no sea el de todos para uno y uno para todos, algo que delata una empatía excepcional entre ellos. No hay mayor goce que crear música juntos, y que el todo sea la suma de las partes.